El nacimiento de una nueva ciudadanía en México

Written by: Badi Zárate Khalili, Youth Advisory Member – Latin America and the Caribbean

Andrea viene montada en su bicicleta, apresurada con el viento sobre su cara que disfruta cada mañana al salir de casa. Está ansiosa por llegar a su destino y piensa que el estar protegiéndose de los autos que avanzan rápidamente a muy poca distancia de su bicicleta, le está restando tiempo y la hacen sentir amenazada. En ocasiones, Andrea prefiere tomar el transporte público; lo espera un cuarto de hora y viaja en el por otra hora más hasta llegar a unas cuadras de su oficina. Cada recorrido en este transporte es una aventura: el fuerte ruido del motor, las personas que se sujetan con todas sus fuerzas para no caer en el arranque, los señores adultos que duermen con tanta tranquilidad en el barullo y las chicas que con una habilidad única, se maquillan a la perfección. En ambos recorridos, Andrea ve a la gente apresurada por llegar a sus trabajos y escuelas con sus hijos o portafolios tomados de la mano, ve paisajes contrastantes de pobreza y de alta riqueza y se admira por la belleza de aquellas pequeñas zonas que se encuentra con algún arbolado. Aunque su recorrido de hoy parece el mismo al cotidiano, su destino no lo es.

Después de todas las aventuras urbanas diarias que ella conoce a la perfección, se encuentra frente a un edificio pequeño de la época moderna de su ciudad.  Este edificio parece estar acostumbrado al pasar de eventos culturales y al jugar de los ancianos por las tardes, pero no hoy, hoy el edificio le ha dado la bienvenida a una dinámica distinta que desconcierta a la joven.

Al asomarse un poco hacia adentro del salón, se percata que al fondo de la sala central han colgado una pancarta que dice: “¿Cómo la quieres? Bienvenido a la construcción de tu ciudad”. Esto desconcierta a Andrea, quien con una mezcla de sentimientos se pregunta a sí misma: ¿Cómo la quiero? ¿Cómo quiero mi ciudad? Nadie jamás me había preguntado tal cosa.

Blog_post_3

Al igual que Andrea, nos sentimos la gran mayoría de los ciudadanos de los centros urbanos de México. Nuestras ciudades han desarrollado un modelo de crecimiento que no favorece la creación de una ciudadanía propositiva y empoderada, ha generado grandes masas urbanas sin un orden planificado y altamente improductivas, donde los que sufren la ciudad, quienes encaran las batallas que les impone este modelo y son la sangre misma que mantiene viva a los espacios, no tienen voz. Este modelo comienza a caer ante iniciativas como la que el Instituto Metropolitano de Planeación del Área Metropolitana de Guadalajara (IMEPLAN) está impulsando para la construcción del Programa de Desarrollo Metropolitano, a la que Andrea ha asistido el día de hoy.

Andrea se sienta en una mesa con una variedad de personas que jamás habría imaginado juntas, mientras escucha las indicaciones de un moderador que habla mientras camina entre las mesas. Este hombre explica que vivimos en una zona metropolitana integrada por nueve municipios que necesitan coordinarse como una sola ciudad, como un solo cuerpo. También explica que el día de hoy, entre todos elaborarán el programa que asegurará que para el año 2042, cuando conmemoren 500 años de la fundación de Guadalajara, la ciudad en la que vivan, será la ciudad que entre todos habrán construido. Y así, comienza una rica conversación de Andrea, con los demás miembros de la mesa, sobre aquello en lo que la ciudad flaquea, sus oportunidades para mejorar y la contribución que cada uno está dispuesto a hacer para lograr la ciudad que sueñan.

Blog_post_4

Este espacio de interacción y discusión en los barrios de la ciudad es uno de los tres métodos que construyen el Programa de Desarrollo Metropolitano de Guadalajara. La planeación participativa diseñada por el IMEPLAN, incluye espacios donde los vecinos de las distintas colonias podrán interactuar con sus conciudadanos y juntos hacer propuestas, espacios donde especialistas discuten, priorizan y generan estrategias sobre la agenda metropolitana y finalmente, una plataforma virtual que recibe comentarios de personas que prefieran hacerlo por la vía digital.

Al final de la sesión Andrea se acerca al moderador y con un rostro radiante entrega un formulario donde ha plasmado propuestas para cambios que son necesarios hacer, pero más importante aún, sonríe porque ha comprendido que la ciudad que le ha dado tanto, ahora requiere de ella y que su transformación sólo será posible cuando todos actúen activamente.

Así como Andrea, todos los que habitamos esta metrópoli y el resto de las ciudades en México, estamos listos para olvidar los límites que nos han separado e impedido colaborar anteriormente, ansiosos de ser parte de un proceso donde cada uno encuentra su espacio y decididos a que finalmente, es tiempo de  convertirnos en verdaderos ciudadanos, donde tu voz, mi voz y la de todos nosotros, resonará en los anales de la historia urbana de nuestro país.

Blog_post_1

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s